Falta mayor impulso a la educación cultural para lograr mejores ciudadanos: académico

3 de Junio de 2014

El desarrollo de los países está muy desigual porque falta un mayor impulso de la educación en la creatividad y, sobre todo, en nuestra sensibilidad, aseguró el académico Fernando Tapia Grijalva al participar en el Seminario Cultura y Ciudadanía: Cultura, Gobierno Municipal y Ciudadanía.

“Vamos a ver la cultura como el desarrollo espiritual del ser humano, el desarrollo de la sensibilidad dentro del campo humanístico, que es la expresión artística, el interés por la historia regional, de nuestros indígenas y de nuestra historia, que desafortunadamente no interesa a la política pública”, expresó.

Ante un auditorio de estudiantes interesados en participar y manifestar su opinión sobre el tema, Tapia Grijalva dijo que la cultura, el arte, es un área marginada.

“En nuestro modelo administrativo de gobierno es como un área incómoda, es un área de gobierno que se ve con mucha desconfianza porque lo ocupan los artistas, personas que, por lo general, están inconformes con el sistema y lo critican”, expresó.

El conferencista, quien ha escrito algunos textos, ha participado en importantes certámenes de literatura y fue director del Instituto Sonorense de Cultura (ISC), dijo que, desafortunadamente, los países tienen un desarrollo desigual pues se le da más auge, más apoyos, un trato privilegiado al lado material.

“En la sociedad, de alguna forma se tienen dos desarrollos: el material, que es el privilegiado con mejores industrias, mejores carreteras, una casa cómoda, todos los inventos que, aunque son parte de la cultura, no se apoya el desarrollo de la formación cultural, la sensibilidad por el arte y la vida popular”, asentó.

En ese sentido, el académico del Departamento de Psicología y Ciencias de la Comunicación dijo que los políticos necesitan reeducarse y tomar en cuenta las áreas de cultura.

“Podemos exigir apertura de espacios en educación, exigir que se cambien los programas, de tal manera que la cultura artística y humanística ocupen un lugar importante y que los espacios que deben ser aprovechados por nosotros, no sean ocupados por los medios masivos de comunicación, que nos dan cultura chatarra, una cultura que no es formativa y que deforma el espíritu y lo adormece”, apuntó. (BE)